1 de marzo de 2011

¿POR QUE NUNCA LLEGÓ A CANNES?

Tomado de la revista "Le Nouvel Observateur", 1999.


 
¿Por qué nunca llegó a Cannes?

El Delegado General del festival de Cannes, Giles Jacob soñó siempre recibir en la Croisette al director de “La chaqueta metallica”. En vano. Aquí dice el porqué. 





Le Nouvel Observateur: ¿Qué lugar le da a Kubrick en el cine contemporáneo?
Gilles Jacob: Para mí es un eufemismo decir que Kubrick es uno de los genios del cine. Es muy raro ver a un artista pasar a la posteridad estando aún vivo. El arte de Kubrick permite afirmarlo sin temor a equivocarse: hay diez, veinte, treinta imágenes de sus películas que todo el mundo tiene en mente y estamos seguros de que, de generación en generación, el recuerdo se transmitirá.  Kubrick eligió preferir el cine sobre la vida. Todo su tiempo se dedicó a su creación y, si vivía como un recluso, y si su preocupación por el perfeccionismo llegado a su punto de ebullición le hiciera postergar el punto final de sus películas, era poe que solo eso le interesaba: el arte de la puesta en escena, el encuadre, la luz, el movimiento de la cámara, le gesto de un actor, único laberinto, como el de “El Resplandor”, en la que le gustaba perderse. “2001, La odisea del espacio” o no, Kubrick ha sido siempre un cineasta siderante que le daba vuelta a todos los géneros como a un guante, y los flanqueaba, como pesimista sarcástico, entre la amenaza nuclear, la ultra-violencia, la conquista del espacio, el cotidiano intelectual.



Según UD. ¿Cuál era su género? 
Era considerable hasta cuando se apartaba a veces en la meticulosidad obsesiva con la cula estudiaba el tema de l obra en curso (podía hacerse pedir la guía telefónica de Chicago para ver si tal cual estaba suscrito en 1964), pero también en todo lo relacionado con la promoción de sus películas: una sala de proyección, cuyas características se mantenían al día en su ordenador fue rechazada debido a la distancia desde la primera fila a la pantalla no era satisfactoria, etc. El quedará, en todo caso, como un visionario único, un barroco, un demiurgo, cuyas parábolas e historias filosóficas conducen inevitablemente a esa nada hacia la que él acaba de volar.


¿Se concieron? 
Sí, en Los Ángeles a finales de los años 50, cuando lo entrevisté para "Senderos de gloria". No era aún Stanley Kubrick, pero sí un joven cineasta muy apasionado, con los ojos ardiendo de fiebre inédita, flanqueado por su productor en ese momento, James B. Harris, y, al ser una película prohibida en Francia, me dio un discurso que hoy llamaríamos de europeo. Me entregó las fotos del rodaje, de una sorprendente belleza y de un formato extremadamente muy incómodo, que él mismo había determinado. Su riqueza creativa excepcional le permitió gradualmente obtener la independencia absoluta vis-a-vis de los estudios de Hollywood, para los cuales su imagen había adquirido valor de galaxia.



Hay películas de Kubrick, pero también hay una leyenda ... 
Existe, sí. Sin duda hay en la historia del cine, los casos de genios que han obtenido su independencia, otros cuya meticulosidad también fue proverbial: Eric von Stroheim, maníaco como para exigir que el contenido de los cajones de platería de "Foolish Wives" sea fielmente recreado, Fritz Lang, igualmente exigente en su período alemán, por lo menos en la posición de la cámara al milímetro; Sternberg no debe estar muy lejos de lo que los productores llaman un "loco furioso". Pero el padre de "Dr. Strangelove" es único en la medida donde el gusto por el misterio, el secreto, el aislamiento, el perfeccionismo se ha convertido en los últimos años un componente de la personalidad de Kubrick. Al punto de no saber cual, del arte o de la disimulación por razones de supervivencia y por  la protección de su obra o la contaminación de la persona en este juego mortal hasta convertirse en una neurosis de verdad, terminó ganando el juego. Ese secreto, también, Kubrick se lo llevó con él ahora que tiene los “ "Ojos grandes cerrados". 







¿Por qué es que nunca llegó a Cannes, donde sin embargo UD. llegó a convencer a los mas grandes solitarios del cine a ir? 
No fué por falta de súplica o de no aceptar las condiciones que pidiera. Hay dos razones para esto: el hecho que Kubrick no viajaba. Incluso se dice (tan grande es la leyenda sobre su gusto por la soledad ) que Kubrick a veces iba al frontis de la casa de su interlocutor y le hablaba por teléfono desde su coche ... La verdadera razón es que las películas que Kubrick hacía eran grandes películas internacionales y su lanzamiento era casi siempre previsto para finales del año en los Estados Unidos y en  Europa en marzo, oséa en plenos Oscars. Es por eso que el Festival, en un cierto momento, incluso pensó cambiar sus fechas.

También me hubiera gustado tener Kubrick como presidente del jurado. Está claro que no vendría: habíamos estudiado la posibilidad de enviarle las películas a su sala de proyección y estoy seguro de que le hubiera gustado, él que siempre estaba familiarizado con el trabajo de sus colegas, encabezar por satélite las deliberaciones con sus colegas del jurado establecidos en Cannes. Y, por supuesto, habíamos planeado este evento para el año 2001 ... Ahora que ha desaparecido y que la cosa no puede suceder, le dejo que adivinar si este proyecto se desarrolló en detalle o si yo solamente estaba soñando… 



¿Es concebible que su película póstuma, "Eyes Wide Shut" , sea presentado en l próximo Festival de Cine de Cannes? 
Es una pregunta que no deseo contestar, por razones que UD. comprende. Concedo mucha importancia a este tema  como para hablar antes de tiempo, a la ligera y sin más información.


Entrevista realizada por J. .. GARCIN R'MES 

2 comentarios:

Rodolpho de Barros dijo...

Cada vez que leo un nuevo post me pregunto como sería una película de Kubrick hoy en dia. Gracias por compartir.

David C. dijo...

cosas de genialidades.